Posts etiquetados ‘armonia’


Amigos, ha llegado el momento. Sí, voy a dar teoría musical seria. Y nos vamos a meter nada menos que en armonía. La armonía en música se refiere a  una determinada organización de los sonidos,  como veremos más adelante. Hoy, para comenzar,  hablaremos de las funciones armónicas.

¿Qué es una función armónica?

Una función armónica es una manera de expresar la relación individual entre dos o más acordes. Están relacionadas con los grados de las escalas (tanto mayores como menores) y los intervalos existentes entre ellas. (Si te pierdes en la explicación puedes visitar la otra entrada sobre teoría musical, Teoría musical para DUMMIES ).

Existen tres funciones armónicas principales, a saber: Tónica (I) , subdominante (IV) y dominante (V).

  • La tónica es la que manda (no es la Schweppes, eso es otro tipo de tónica). Es el centro tonal, la que parte el bacalao. Todo empieza y termina en ella. Es Dios en su tonalidad. Es el acorde formado con el primer grado de esa escala. Genera estabilidad sonora.
  • La subdominante es aquella relacionada con el 4º grado de esa escala, o que está una 5ª por debajo (como su propio nombre indica, subdominante) de la tónica. Aporta semiestabilidad, desde la que, dependiendo de cómo o qué quieras componer,  puede volver a la estabilidad de la tónica, o evolucionar hacia la tensión generada por la dominante.
  • La dominante está relacionada con el 5º grado, y de la misma manera que la subdominante estaba una 5ª por debajo ésta está una quinta por encima de la tónica. Genera una fuerte tensión que pide ser resuelta (por la tónica, por ejemplo).

Ahora te preguntarás: si las anteriores funciones armónicas tenían relación con ciertos grados de la escala, ¿dónde se quedaron el resto de grados? Bien, he aquí el resto de funciones armónicas secundarias (ya que realmente desempeñan una función principal) y sus relaciones  con los grados:

  • La supertónica se refiere al 2º grado, y aunque pueda engañarnos el nombre, tiene función de subdominante. Es útil para llegar a la dominante, al igual que el 4º grado.
  • La sensible se refiere al 7º grado, y tiene función de dominante. Es sustituible por el 5º grado.

Existen dos grados que actúan con funciones armónicas un tanto ambiguas: los grados III y VI. A continuación lo veremos.

  • El 3º grado queda a medio camino entre la tónica y la dominante, y además comparte dos notas con los acordes de ambas, por lo que puede desempeñar las dos funciones.
  • Al 6º grado le ocurre lo mismo, solo que comparte las dos notas con los acordes de tónica y subdominante, pudiendo también desempeñar las dos funciones.

Ahora que hemos visto un poco lo que vienen siendo las funciones armónicas, vamos a agruparlas en una tabla muy útil que relaciona grados,acordes, funciones y escalas. Le debemos esta tabla al forero de Guitarristas.info Rubiolus, que entre otras cosas, con su pequeño “método” de aprendizaje de armonía ayudó enormemente a que guiara correctamente mi aprendizaje autodidacta (solo decir que si no fuera por ese pdf de menos de 20 páginas yo no sabría ni siquiera lo que significa el título de esta entrada).

Ejemplos extremadamente simples del empleo de estas funciones sin necesidad de mucha imaginación los encontramos en muchas canciones del pop moderno, cuyo esquema es tan simple como tónica-dominante-tónica- dominante hasta la saciedad. Un ejercicio incluso caricaturesco es coger una canción de misa (o de reunión hippy de las juventudes cristianas) y analizar su estructura armónica. Después de media hora de risas, llegarás a la conclusión de que los compositores (si se les puede llamar así) que hicieron eso no le tenían mucho aprecio a la buena música, y que su intención era muy simple: que todo el mundo repita la misma melodía una y otra y otra vez como idiotas. Sin embargo, en el otro extremo, si quieres volverte loco para analizar una canción, (sin salirnos de la música popular) puedes coger algo de jazz y … Disfrutar.

Ahora que ya tenemos tocado este tema, en adelante podremos hablar de progresiones armónicas decentes y todas estas fórmulas para componer buena música rápida y sencillamente que propone este blog. Por el momento quédate con dos cosas: una, saberte más o menos bien en qué “saco” meter determinado acorde respecto a una tonalidad (de tónica, subdominante o dominante); y la otra, tener en cuenta el patrón de “equilibrio” (tónica) — “semiestabilidad” (subdominante) — “tensión” (dominante) — “resolución” (tónica). Y una cosa más, no emplees todo el rato progresiones del tipo I – IV – V, sé un poco más original y mete por el medio algún sonido menor, alguna función secundaria y marginal… Experimenta. Encuentra el sonido que te gusta.

 

Un especial agradecimiento al forero Rubiolus de Guitarristas.info, por su manual de “armonía para todos”, sin el cual ni me habría asomado a este universo, y a la página web Teoria.com, ya que me apoyé en ella, no sólo para aprender, sino para guiar esta misma entrada y que no fuera todo un lío contraproducente.