Archivos de la categoría ‘Teoría musical’


BluesHoy el ritmo nos dominara durante un rato. Vamos a hablar del blues, quizás la música mas simple en fundamentos y sin embargo la que mas catarsis puede llegar a producir en el oyente (si se maneja con algo de maestría).

El esquema armónico del blues quizás es el mas conocido de toda la música popular por su simplicidad. Si tocas la guitarra, el piano o el bajo esto te deberia de resultar familiar. Es conocido como Twelve Bar Blues o blues de doce compases, con los acordes dispuestos de la siguiente manera:

I – IV – I – I

IV – IV – I – I

V – IV – I – I

¡Coge tu instrumento ahora mismo! Prueba a tocar esta progresión con el ritmo del blues (conocido como shuffle) y prueba un poco del sabor del Mississippi. Ahora, empieza a soltar algunas notillas en escalas menores siguiendo la estructura armónica del blues,  y ya tendras entretenimiento para una tarde entera. Digo escalas menores porque los blues menores suelen ser bastante emotivos y faciles de tocar, mientras que los mayores suelen ser mas alegres y rapidos.

Sea como sea, el blues es definitivamente la mejor música por la que empezar a aprender. Su facilidad radica en el curioso instinto rítmico que nos guía al tocarlo, que de alguna manera notas que el ritmo “te posee”. Si eres guitarrista (dejo notar demasiado a menudo que yo lo soy) seguramente lo primero que hayas aprendido a dominar haya sido el blues, y que sea la música a la que recurras cuando estés triste y no tengas mas que ganas de tocar, y tocar…

P.D.: Pido perdón por las tildes que le faltan al texto, en el ordenador en el que lo escribí no funcionaba esa tecla, y las pocas que pude poner fueron gracias al corrector ortográfico de chrome.

Anuncios

Ya llevaba una semana o así sin tiempo para escribir, pero hoy vuelvo a la carga. Hablaremos de los intervalos, la base de la música.

Una nota no tiene sentido por sí sola, y al combinarse con otra crea una relación; esta relación se llama intervalo, y es la distancia entre una nota y otra.

Estos intervalos se clasifican según su distancia tonal (de octava, de séptima, de sexta, de quinta, de tercera)y a su vez pueden ser  menor (con un semitono menos que la justa),  mayor(igual que la justa), justa, aumentada (con un semitono más que la justa) y disminuida (que es como la menor).

Pueden ser ascendentes (la segunda nota es más aguda que la primera) o descendentes (la segunda nota es más grave que la primera).

Los intervalos constituyen la base formal de los acordes, ya que un acorde es un conjunto de notas que siguen un determinado esquema interválico, en el que convencionalmente cuentan básicamente tres notas identificativas (acorde conocido como tríada). A la primera se le llama fundamental (por razones obvias) y define la tonalidad del acorde, y  las otras suelen ser: la primera nota, una una tercera (aumentada o disminuida) y la segunda nota acostumbra ser una quitnta. Con sus variaciones, definen la  “otra parte”, es decir, si es menor o mayor, de quinta aumentada o disminuida, etc. Así tendremos acordes mayores (con tercera y quinta mayores), menores, (con la tercera menor), disminuidos (con la quinta disminuida), aumentados (con la quinta aumentada), de séptima (añadiéndole una séptima a la tríada , de novena (añadiéndole una novena al acorde de séptima) o de sensible (cualquiera de los de séptima) según su disposición interválica a partir de la primera nota.

Los acordes pueden estar invertidos, cambiar el orden de las diferentes notas que lo componen (primera inversión, segunda inversión, tercera inversión y estado fundamental (sin estar invertido)).

El empleo sistemático y funcional de los intervalos es un recurso identificable en numerosas composiciones musicales tales como sinfonías, sonatas o canciones populares. Los intervalos entre las diferentes notas son los que confieren un tipo u otro de intención sonora a una obra musical. Si algo suena de determinada manera, no es más que porque tiene un determinado intervalo. Esto guarda una estrechísima relación con lo que traté en la entrada anterior, las funciones armónicas. En realidad, guarda relación con todo lo que escribí y todo lo que escribiré sobre música propiamente dicha. Como ya dije, los intervalos son la base de la música.

P.D.: Experimenta con todo lo que se trata en esta entrada, te servirá para entrenar el oído y aprender cosas nuevas sobre la música y tu instrumento.


Amigos, ha llegado el momento. Sí, voy a dar teoría musical seria. Y nos vamos a meter nada menos que en armonía. La armonía en música se refiere a  una determinada organización de los sonidos,  como veremos más adelante. Hoy, para comenzar,  hablaremos de las funciones armónicas.

¿Qué es una función armónica?

Una función armónica es una manera de expresar la relación individual entre dos o más acordes. Están relacionadas con los grados de las escalas (tanto mayores como menores) y los intervalos existentes entre ellas. (Si te pierdes en la explicación puedes visitar la otra entrada sobre teoría musical, Teoría musical para DUMMIES ).

Existen tres funciones armónicas principales, a saber: Tónica (I) , subdominante (IV) y dominante (V).

  • La tónica es la que manda (no es la Schweppes, eso es otro tipo de tónica). Es el centro tonal, la que parte el bacalao. Todo empieza y termina en ella. Es Dios en su tonalidad. Es el acorde formado con el primer grado de esa escala. Genera estabilidad sonora.
  • La subdominante es aquella relacionada con el 4º grado de esa escala, o que está una 5ª por debajo (como su propio nombre indica, subdominante) de la tónica. Aporta semiestabilidad, desde la que, dependiendo de cómo o qué quieras componer,  puede volver a la estabilidad de la tónica, o evolucionar hacia la tensión generada por la dominante.
  • La dominante está relacionada con el 5º grado, y de la misma manera que la subdominante estaba una 5ª por debajo ésta está una quinta por encima de la tónica. Genera una fuerte tensión que pide ser resuelta (por la tónica, por ejemplo).

Ahora te preguntarás: si las anteriores funciones armónicas tenían relación con ciertos grados de la escala, ¿dónde se quedaron el resto de grados? Bien, he aquí el resto de funciones armónicas secundarias (ya que realmente desempeñan una función principal) y sus relaciones  con los grados:

  • La supertónica se refiere al 2º grado, y aunque pueda engañarnos el nombre, tiene función de subdominante. Es útil para llegar a la dominante, al igual que el 4º grado.
  • La sensible se refiere al 7º grado, y tiene función de dominante. Es sustituible por el 5º grado.

Existen dos grados que actúan con funciones armónicas un tanto ambiguas: los grados III y VI. A continuación lo veremos.

  • El 3º grado queda a medio camino entre la tónica y la dominante, y además comparte dos notas con los acordes de ambas, por lo que puede desempeñar las dos funciones.
  • Al 6º grado le ocurre lo mismo, solo que comparte las dos notas con los acordes de tónica y subdominante, pudiendo también desempeñar las dos funciones.

Ahora que hemos visto un poco lo que vienen siendo las funciones armónicas, vamos a agruparlas en una tabla muy útil que relaciona grados,acordes, funciones y escalas. Le debemos esta tabla al forero de Guitarristas.info Rubiolus, que entre otras cosas, con su pequeño “método” de aprendizaje de armonía ayudó enormemente a que guiara correctamente mi aprendizaje autodidacta (solo decir que si no fuera por ese pdf de menos de 20 páginas yo no sabría ni siquiera lo que significa el título de esta entrada).

Ejemplos extremadamente simples del empleo de estas funciones sin necesidad de mucha imaginación los encontramos en muchas canciones del pop moderno, cuyo esquema es tan simple como tónica-dominante-tónica- dominante hasta la saciedad. Un ejercicio incluso caricaturesco es coger una canción de misa (o de reunión hippy de las juventudes cristianas) y analizar su estructura armónica. Después de media hora de risas, llegarás a la conclusión de que los compositores (si se les puede llamar así) que hicieron eso no le tenían mucho aprecio a la buena música, y que su intención era muy simple: que todo el mundo repita la misma melodía una y otra y otra vez como idiotas. Sin embargo, en el otro extremo, si quieres volverte loco para analizar una canción, (sin salirnos de la música popular) puedes coger algo de jazz y … Disfrutar.

Ahora que ya tenemos tocado este tema, en adelante podremos hablar de progresiones armónicas decentes y todas estas fórmulas para componer buena música rápida y sencillamente que propone este blog. Por el momento quédate con dos cosas: una, saberte más o menos bien en qué “saco” meter determinado acorde respecto a una tonalidad (de tónica, subdominante o dominante); y la otra, tener en cuenta el patrón de “equilibrio” (tónica) — “semiestabilidad” (subdominante) — “tensión” (dominante) — “resolución” (tónica). Y una cosa más, no emplees todo el rato progresiones del tipo I – IV – V, sé un poco más original y mete por el medio algún sonido menor, alguna función secundaria y marginal… Experimenta. Encuentra el sonido que te gusta.

 

Un especial agradecimiento al forero Rubiolus de Guitarristas.info, por su manual de “armonía para todos”, sin el cual ni me habría asomado a este universo, y a la página web Teoria.com, ya que me apoyé en ella, no sólo para aprender, sino para guiar esta misma entrada y que no fuera todo un lío contraproducente.


De ahora en adelante escribiré también sobre composición musical pura y dura, (aparte de seguir en la línea de la composición de la letra, el proceso, las estructuras, la inspiración…) lo que significa que tendré que tirar de vez en cuando de conocimientos musicales básicos, y es necesario que en este post (y seguro que en algún otro) deje constancia de algunos conceptos a los que recurriré en adelante, para que luego no os suene a chino lo que escribo. Intentaré dejar los conceptos bien claros y que se entiendan.

GRADO

Es una unidad abstracta que nos permite referirnos a una nota determinada en una escala , o cierto acorde respecto a otros. Los emplearemos sobre todo para estudiar los intervalos de la composición.

ESCALAS

He aquí alguna información útil sobre las escalas:

  • La mayoría de escalas tradicionales tienen 7 notas, salvo las pentatónicas que tienen 5.
  • Las escalas diatónicas constan de 5 tonos y 2 semitonos. Un tono es la medida convencional para representar en música la distancia entre, por ejemplo, los grados I y II de la escala jónica (la que todos conocemos de “do re mi fa sol la si” es la escala jónica de “Do”, pero eso se verá más adelante). En otras palabras, la distancia por ejemplo entre “do” y “re”. Un semitono es la mitad de un tono. Tomando el ejemplo de la escala jónica, es la distancia entre los grados III y IV (o entre “mi” y “fa”).
  • Existen los llamados “modos griegos”, que no son más que escalas diatónicas mayores y menores basadas en cambiar la colocación de los tonos y semitonos a lo largo de la escala. De momento tampoco los veremos, ya que requiere por lo menos una entrada entera debido a lo lioso del tema. Por el momento, citaré sus nombres para que nadie se asuste si en algún momento los nombro: Jónico (escala mayor natural), Dórico, Frigio, Lidio, Mixolidio, Eólico (escala menor natural) y Locrio.
  • Para ampliar info, puedes visitar la página de Wikipedia sobre escalas musicales.

ACORDES

Un acorde es un conjunto de dos o más notas tocadas simultáneamente (a la vez). Hay multitud de acordes, tantos como combinaciones posibles entre notas, pero los más conocidos y empleados en la música popular son los mayores, los menores, los acordes de séptima y los acordes de quinta. No tienen mucha ciencia. Si eres guitarrista apréndetelos y no preguntes. Si eres teclista, o no sabes tocar nada, (en ese caso compra un teclado de juguete en los chinos) puedes hacer tríadas y de ahí empezar a hacerte el alternativo poniendo notas que no vienen a cuento. Pero siguiendo en la línea educativa de la entrada, ¿qué es una secuencia de acordes? (pregunta para quesito) Pues una secuencia de acordes son varios acordes tocados unos detrás de otros.

INTERVALOS

Un intervalo es la “distancia” entre dos notas musicales. Normalmente se emplean los grados de la escala diatónica mayor como referencia, aunque también se puede medir por tonos y semitonos. Hay además, varias nomenclaturas que deben sonarte para que no te pierdas en lo referente a los intervalos. El “protocolo” a seguir para nombrar los intervalos es:

Decir el grado que ocupa la nota más alta (o aguda) con respecto a la más baja como un numeral ordinal en femenino.

Hacer referencia a la nota más baja (o grave).

Ejemplo: “Sol” es la quinta de “Do”.

Además, existen algunas “coletillas” que se le ponen al intervalo para cubrir todas las posibles “distancias” entre notas de una escala. Estas “coletillas” pueden sonar a chino pero es muy fácil aprenderlas:

  • Las segundas, terceras, sextas, y séptimas pueden ser mayores (si son exactamente el segundo, tercer, sexto y séptimo grado de la escala tónica de la nota baja) y menores (son las mayores restándoles un semitono).
  • Las cuartas pueden ser justas (si son el cuarto grado de la escala tónica de la nota baja) o aumentadas (lo mismo que las justas pero sumándole un semitono)
  • Las quintas pueden ser justas (igual que las cuartas pero en el quinto grado), aumentadas (aumentando un semitono) o disminuidas (lo mismo que las justas pero restándole un semitono).

Y ahora, un poco de vocabulario:

Riff: Frase musical tocada al inicio o entre las estrofas de una canción. A veces el mismo riff puede valer de base para la canción.

Base: Serán los acordes básicos de la canción, o la melodía de fondo, dependiendo del contexto.

Por ahora doy por terminado el primer artículo sobre conceptos básicos de música. Sé que son muy básicos, pero mejor dejarlos claros para que luego la gente no se pierda. En otro momento haré una entrada como está pero de más nivel. ¡Un saludo!