Archivos de la categoría ‘Consejos Rápidos’


En otras entradas me he referido a imitación de estilos (hard rock estilo AC/DC) o a otros aspectos de la composición, pero hoy os traigo algunos consejillos para crear tu propio estilo. No se trata de pretender crear un nuevo género musical, sino un nuevo modo de hacer música (el tuyo) dentro del género que más te guste.  Allá van:

1. Conoce lo que ya hay hecho en el género: Asegúrate de tener una cierta cultura musical y un mínimo de conocimientos sobre el género (clásica, jazz, blues, rock, country, metal, rap, africana, flamenco…) en el que quieres incluirte, y las diferentes concepciones que tienen los artistas de ese género y sus respectivos subgéneros. Esto se consigue escuchando, leyendo entrevistas, buscando los artistas que te interesan en los medios, en Wikipedia, etc.

2. Conoce lo que se haya hecho en otros géneros: Para cualquier músico es sumamente importante escuchar el máximo de estilos, géneros y artistas distintos que sea capaz de encontrar, y evitar el desprecio por músicas que no le gusten. Si vas a criticar a un género o a un artista, asegúrate primero de que tienes el nivel suficiente para identificar las cosas que no te gustan de él o ello, y estúdialas para ver si realmente eso es objetivamente malo o simplemente tus gustos son incompatibles con esa música. Escucha mucha música, música que te guste o que no te guste, la música más antigua o la más moderna, …

Dato de interés: Para esta primera parte, ayuda mucho YouTube, ya que las discográficas tienen sus propios canales, e incluso existen canales dedicados exclusivamente a la difusión de música de distintos tipos. Si quieres estar bien informado, suscríbete a varios de estos canales y escucha de todo.ca más nueva o innovadora o la más antigua, porque eso te ayudará a encontrar tus verdaderos gustos. Si solamente te gusta un género musical, o una nómina bastante reducida de artistas, es que todavía tienes mucho camino que andar en esta dirección. Aprende de todo, cuando escuches música no la escuches a bloque, aísla cada sonido y examínalo, busca en las letras los recursos  utilizados, las estructuras…

3. Empieza influido por alguien: Quizás te resulte complicado formar tu propio estilo desde el principio, así que si estás empezando de 0, a lo mejor lo que te resulta más fácil es seguir el sonido de tu artista preferido o de alguno de tu género favorito (arriba hay un link a una pequeña guía sobre AC/DC de este mismo blog, si te interesa el hard rock) estúdialo, fíjate en cómo lo hace, cómo escribe, cuáles son sus estructuras o sonidos recurrentes, … ¡CUIDADO! No se trata de copiar el sonido de otros, ni mucho menos de dedicarse a hacer covers de otros artistas, sino de tomar una pequeña guía para empezar a crear tu propio sonido, que a medida que avances y tus influencias abarquen un mayor número de artistas, tu sonido se irá definiendo solo, y terminará por ser un dibujo de tu personalidad musical en ese género.

4. Prueba – error: Escribe mucho, compón con lo que tengas a mano, sobre cualquier cosa que te interese de la manera que más te guste (para eso tienes muchos posts en este mismo blog que te pueden ayudar).  Si alguna canción no te gusta, o no te termina de salir, descártala, no hace falta que metas en tu repertorio personal todo lo que escribas en todo momento, ya saldrá algo mejor. No tengas reparo en eliminar una letra que tengas hecha para volverla a escribir, o a deshacerte de una melodía, o incluso a deshacerte de toda una canción o estructura armónica, simplemente por el hecho de que no te convence. Tu música te tiene que gustar, o al menos (si compones para otros) sonar decentemente. Recuerda, la práctica hace al maestro.

5. Improvisa: Improvisar es sumamente importante, tanto si eres letrista (puedes improvisar imaginándote cambiarle la letra a una canción que estés escuchando, haciendo freestyle  o batallas de gallos si eres rapper, pensando en letras sobre lo que estés haciendo aunque nunca las llegues a escribir, etc.) como si eres instrumentista (jam sessions, improvisaciones sobre backing tracks, o simplemente cogiendo tu instrumento y tocando lo que salga sobre distintas escalas).

6. Rodéate de otros compositores: Ya sean instrumentistas o letristas, así como DJ’s, intenta acercarte al mayor número de creativos musicales que seas capaz, e intenta en la medida de lo posible hacer colaboraciones con ellos o por lo menos compartir tu trabajo con ellos, conversar sobre música, intercambiar gustos… Esto suele ser bastante productivo, ya que ver a otros que hacen lo mismo que tú de otra manera te ayuda a mejorar tus métodos y te anima a seguir y apreciar las diferencias.

7. Vete a conciertos: De cualquier cosa que te guste, asegúrate de aplicar los dos primeros puntos en este, y enterarte de dónde se dan frecuentemente conciertos en donde vives. La música en directo es la verdadera música, y normalmente la música en vivo produce más impacto, ya que en un concierto la música es lo que requiere toda tu atención.

8. Encuentra lo que te diferencia del resto y explótalo: Parte de la creación artística es representar tu personalidad en una obra de lo que sea, y esto se encuentra en las características de tus creaciones. En ocasiones lo que da calidad a las obras es la novedad, y esto se consigue diferenciándose de los demás, y no hay mejor manera de hacerlo que demostrando personalidad, ya que no hay nadie igual que tú.

9. Innova en la medida de lo posible: Investiga qué es lo más novedoso en el género y en el resto de la música, e intenta superarlo, aportarle nuevas características o ser menos ortodoxo con las que ya había. Este es un juego peligroso, ya que puedes “destruir” un género, pero la música avanza gracias a la innovación. Sé cauteloso pero no tengas miedo de hacer cambios.

10. Aporta tu toque en cualquier estilo o género: Haz la prueba de componer otros géneros y estilos, y busca qué es lo que puedes hacer en ellos para aportar tu propia personalidad, cómo adaptarte. Esto te dará cultura y te ayudará a conocer mejor las características de otras músicas que a lo mejor te resultaban extrañas, y entenderlas.

Recuerda, los que triunfaron en la música por sus propios méritos (no hablo de radiofórmulas) siempre tuvieron fuertes personalidades, y eso fue su clave para el éxito. No caigas en el error de imitar a alguien porque te guste mucho, lo que salga de tí terminará por gustarte más que cualquier otra cosa. Tu estilo es como un lienzo en blanco que debes pintar con tu personalidad, y cuanto más lo hagas, mejor obra de arte saldrá.


 

 

Buenas una vez más, colgadillos de las peripecias compositivas. Hoy voy a seguir dándoos consejos y cagando sentencias, pero esta vez, no serán mías las palabras. Navegando por la

 

web me di cuenta de la cantidad de gente que hay por ahí dedicándose al noble arte de instruir a la gente en el campo de la composición. Y muchos coinciden en dar una serie de consejos cortos, como una suerte de “diez mandamientos” que hemos de seguir a la hora de componer. Así que voy preparando las tijeras y el pegamento… y empezamos:

Éstos primeros “20 mandamientos” son de un artista argentino llamado Charly García, del grupo “Serú Girán”:

1 – Hacer una buena canción de modo fácil es imposible.

2 – Componer es matemática pura. A mí me interesa la fórmula.

3 – La letra es generalmente un complemento de la música.

4 – Si uno escribe solamente lo que le pasa, es un periodista.

5 – Componer, para mí, es una excusa para grabar. Me gusta más grabar que componer.

6 – Básicamente, componer es como pintar: es usar un espacio. Es como dibujar.
7 – No hay ningún misterio en componer. Como dijo Peter Gabriel: “Si le ponés un revólver a cualquiera que quiere componer, compone”. ¡Si es macho, compone!

8 – Es muy importante saber tocar canciones para hacer canciones. Los grupos que sólo tocan sus canciones no saben tocar otras canciones. Y generalmente sus temas son horribles: están mal hechos. Hay cosas que son 2 + 2 = 4.

9 – Para componer, hay que empezar por la infancia: recordar una gran canción y tratar de hacer una igual. Parte de la melodía de “Desarma y sangra” la hice a los doce años. Todo está atrás, cuando eras chico.

10 – Para hacer un tema como “Promesas sobre el bidet” hace falta una brasilera divina y un bidet. Y son cosas que no están al alcance de todos.

11 – La música solamente existe en este planeta porque hay aire. El universo es todo silencio.

12 – No veo una separación entre lo que me imagino y lo que se percibe que me imagino. Como la música es un artificio, es como estar adentro de las canciones. Cada vez me doy más cuenta de que uno quiere admitir algo que no se puede admitir.

13 – En las letras, antes inventaba cosas que no había vivido, y después las viví.

14 – Puedo componer sin escuchar. Lo tengo en la cabeza, lo escribo y ya está.

15 – Me gusta la abstracción y que eso sea una canción.

16 – Ahora compongo con loops: agarro una parte de un DVD y arranco, porque sé en qué tono están las películas.

17 – Alguien me dijo que en el futuro no iba a haber más artistas de la música. El concepto de artista iba a ser democrático: una máquina en el escenario y gente en los asientos, conectada con una máquina.

18 – Soy muy consciente de la música. Escucho más que todo el mundo. Es como si tuviera visiones de rayos X. No puedo evitar ver todo, y todo es una sinfonía constante.

19 – El peor ruido es un mal disco. La gente no tiene ni idea de eso, pero podés manipularlo. Yo quiero componer, y componer es manipular.

20 – ¿Saben cómo componían los Rolling Stones? El manager se dio cuenta de que no podían seguir tocando covers toda la vida, viviendo de los temas que les hacían Los Beatles, y a ellos no se les había ocurrido componer. Entonces les dio un grabador, una guitarra y una raya, los encerró en el baño y les dijo: “La bolsa la tengo acá afuera, hasta que no hagan una canción, no salen de ahí adentro”. O sea: “La necesidad es la madre de la invención”, como diría Frank Zappa.

Se nota el aire rockero de nuestro amigo Charly, sobre todo en el rompedor final. Algunas ideas las comparto y otras no, pero en la mayoría de ellas tiene razón. Es necesario al menos tener en cuenta el estilo que se entrevé a la hora de componer, ya que puede ayudarnos a nosotros a formar nuestro propio estilo.

Los siguientes consejos los copié de un post en el foro de Taringa.net, son obra de un usuario del citado foro llamado jantsch90. Se refieren sobre todo a la letra, pero son realmente buenos. Ahí van:

1. Siempre que empieces a componer una canción (en general) corrije hasta el final, no te detengas. También es bueno escribir de más para después editar la idea principal. Probablemente es el tip que más he escuchado, pues ocurre que luego se complica o se vuelve tedioso estar regresando a componer algo, cuando en aquel momento estabas inspirado y sabías precisamente lo que querías decir.

2. No busques siempre la rima exacta, hace que se oiga tonto muchas veces. Tampoco cambies el orden de enunciados para que rimen las palabras, por lo mismo. Crea frases originales, evita dichos populares, no trillados o choteados. Cambiar lo que dice siempre el coro ayuda, no siempre tiene que ser el mismo. Por cuestiones de retención se acostumbra respetarlo en su forma principal.

3. Evita comenzar una canción escribiendo su título. Aunque no es regla, esto puede limitarte en su desarrollo, y en la exploración de más ideas o asociaciones. Deja el título para el final, ahí podrás tomar una mejor decisión en retrospectiva.

4. Toma ideas que la experiencia te deja: los hechos, libros, opinión. Lo que vives y consumes te enriquece, así que aprovecha la vida para consumir cosas de provecho (valga la redundancia). Documéntate.

5. NO dejes ir nuevas melodías que salgan de tu mente/instrumento. Aprende a escribir música si quieres interpretarla exactamente en caso de no poderlas completar en el momento. Aunque hay una contra-teoría al respecto de esto: si llegando a una nueva sesión de ensayo no te acuerdas de esa melodía, es que probablemente no valga la pena.

Es decir, si tienes buena memoria, no apuntes los riffs; tócalos bastante y déjate venir con la rola entera. Otro día regresa a la canción y lo que recuerdes bien es lo que quedará y lo malo seguramente se olvidará.

7. Aprovechar los géneros musicales. Igual que los colores, todos tienen un origen, matiz y pueden contar una historia. No hay ninguno que sea bueno ni malo.

8. Escribir después de haber tenido “un enorme despliegue de emociones”. Amenizar un lugar para escribir puede ayudar mucho en estos momentos de lucidez (puede ser todo obscuro o un cierto ambiente emotivo, depende de tu estilo).

9. Si eres mejor en el instrumento, haz la música primero, que es lo que te expresa. Ten la idea concreta de lo que escribirás, no solo a lo tonto. Pero sigue tu emoción, lógica etc. Una guitarrista una vez me recomendó que imaginara un video de lo que escribo, para que te dé más imágenes, más material.

10. Procura escribir lo que tienes dentro. Las mejores ideas mueven con franqueza nuestros corazones; la música nos da el sentimiento, la letra el razonamiento. No sobrepongas uno y otro, pues no siempre es lo recomendable cursilerías como la que acabo de escribir jeje.

Extra: (y un poquito en resumen) Cuando grabes una compilación, NO hacer rolas para rellenar a la malagueña. Hay que hacerlas como si cada una fuera tu bebé y fuera tan importante una como otra. Existen roles y características para cada una según los que arman sus álbumes como una narración completa, pero se ha contrarrestado esa percepción desde la venta de canciones únicas en línea. Cada pieza puede ser la favorita para ciertas personas en un disco.

 

Existen muchas otras compilaciones de consejos, pero estas dos me parecieron las más educativas y jocosas (sobre todo la primera) para que la gente se vaya haciendo a la idea. Voy a “categorizar” esto como “Consejos rápidos” para que le echéis un globo ocular cuando os veáis en apuros cual princesa de cuento. ¡Nos vemos en la siguiente parida!