Archivos de la categoría ‘Al estilo de…’


En otras entradas me he referido a imitación de estilos (hard rock estilo AC/DC) o a otros aspectos de la composición, pero hoy os traigo algunos consejillos para crear tu propio estilo. No se trata de pretender crear un nuevo género musical, sino un nuevo modo de hacer música (el tuyo) dentro del género que más te guste.  Allá van:

1. Conoce lo que ya hay hecho en el género: Asegúrate de tener una cierta cultura musical y un mínimo de conocimientos sobre el género (clásica, jazz, blues, rock, country, metal, rap, africana, flamenco…) en el que quieres incluirte, y las diferentes concepciones que tienen los artistas de ese género y sus respectivos subgéneros. Esto se consigue escuchando, leyendo entrevistas, buscando los artistas que te interesan en los medios, en Wikipedia, etc.

2. Conoce lo que se haya hecho en otros géneros: Para cualquier músico es sumamente importante escuchar el máximo de estilos, géneros y artistas distintos que sea capaz de encontrar, y evitar el desprecio por músicas que no le gusten. Si vas a criticar a un género o a un artista, asegúrate primero de que tienes el nivel suficiente para identificar las cosas que no te gustan de él o ello, y estúdialas para ver si realmente eso es objetivamente malo o simplemente tus gustos son incompatibles con esa música. Escucha mucha música, música que te guste o que no te guste, la música más antigua o la más moderna, …

Dato de interés: Para esta primera parte, ayuda mucho YouTube, ya que las discográficas tienen sus propios canales, e incluso existen canales dedicados exclusivamente a la difusión de música de distintos tipos. Si quieres estar bien informado, suscríbete a varios de estos canales y escucha de todo.ca más nueva o innovadora o la más antigua, porque eso te ayudará a encontrar tus verdaderos gustos. Si solamente te gusta un género musical, o una nómina bastante reducida de artistas, es que todavía tienes mucho camino que andar en esta dirección. Aprende de todo, cuando escuches música no la escuches a bloque, aísla cada sonido y examínalo, busca en las letras los recursos  utilizados, las estructuras…

3. Empieza influido por alguien: Quizás te resulte complicado formar tu propio estilo desde el principio, así que si estás empezando de 0, a lo mejor lo que te resulta más fácil es seguir el sonido de tu artista preferido o de alguno de tu género favorito (arriba hay un link a una pequeña guía sobre AC/DC de este mismo blog, si te interesa el hard rock) estúdialo, fíjate en cómo lo hace, cómo escribe, cuáles son sus estructuras o sonidos recurrentes, … ¡CUIDADO! No se trata de copiar el sonido de otros, ni mucho menos de dedicarse a hacer covers de otros artistas, sino de tomar una pequeña guía para empezar a crear tu propio sonido, que a medida que avances y tus influencias abarquen un mayor número de artistas, tu sonido se irá definiendo solo, y terminará por ser un dibujo de tu personalidad musical en ese género.

4. Prueba – error: Escribe mucho, compón con lo que tengas a mano, sobre cualquier cosa que te interese de la manera que más te guste (para eso tienes muchos posts en este mismo blog que te pueden ayudar).  Si alguna canción no te gusta, o no te termina de salir, descártala, no hace falta que metas en tu repertorio personal todo lo que escribas en todo momento, ya saldrá algo mejor. No tengas reparo en eliminar una letra que tengas hecha para volverla a escribir, o a deshacerte de una melodía, o incluso a deshacerte de toda una canción o estructura armónica, simplemente por el hecho de que no te convence. Tu música te tiene que gustar, o al menos (si compones para otros) sonar decentemente. Recuerda, la práctica hace al maestro.

5. Improvisa: Improvisar es sumamente importante, tanto si eres letrista (puedes improvisar imaginándote cambiarle la letra a una canción que estés escuchando, haciendo freestyle  o batallas de gallos si eres rapper, pensando en letras sobre lo que estés haciendo aunque nunca las llegues a escribir, etc.) como si eres instrumentista (jam sessions, improvisaciones sobre backing tracks, o simplemente cogiendo tu instrumento y tocando lo que salga sobre distintas escalas).

6. Rodéate de otros compositores: Ya sean instrumentistas o letristas, así como DJ’s, intenta acercarte al mayor número de creativos musicales que seas capaz, e intenta en la medida de lo posible hacer colaboraciones con ellos o por lo menos compartir tu trabajo con ellos, conversar sobre música, intercambiar gustos… Esto suele ser bastante productivo, ya que ver a otros que hacen lo mismo que tú de otra manera te ayuda a mejorar tus métodos y te anima a seguir y apreciar las diferencias.

7. Vete a conciertos: De cualquier cosa que te guste, asegúrate de aplicar los dos primeros puntos en este, y enterarte de dónde se dan frecuentemente conciertos en donde vives. La música en directo es la verdadera música, y normalmente la música en vivo produce más impacto, ya que en un concierto la música es lo que requiere toda tu atención.

8. Encuentra lo que te diferencia del resto y explótalo: Parte de la creación artística es representar tu personalidad en una obra de lo que sea, y esto se encuentra en las características de tus creaciones. En ocasiones lo que da calidad a las obras es la novedad, y esto se consigue diferenciándose de los demás, y no hay mejor manera de hacerlo que demostrando personalidad, ya que no hay nadie igual que tú.

9. Innova en la medida de lo posible: Investiga qué es lo más novedoso en el género y en el resto de la música, e intenta superarlo, aportarle nuevas características o ser menos ortodoxo con las que ya había. Este es un juego peligroso, ya que puedes “destruir” un género, pero la música avanza gracias a la innovación. Sé cauteloso pero no tengas miedo de hacer cambios.

10. Aporta tu toque en cualquier estilo o género: Haz la prueba de componer otros géneros y estilos, y busca qué es lo que puedes hacer en ellos para aportar tu propia personalidad, cómo adaptarte. Esto te dará cultura y te ayudará a conocer mejor las características de otras músicas que a lo mejor te resultaban extrañas, y entenderlas.

Recuerda, los que triunfaron en la música por sus propios méritos (no hablo de radiofórmulas) siempre tuvieron fuertes personalidades, y eso fue su clave para el éxito. No caigas en el error de imitar a alguien porque te guste mucho, lo que salga de tí terminará por gustarte más que cualquier otra cosa. Tu estilo es como un lienzo en blanco que debes pintar con tu personalidad, y cuanto más lo hagas, mejor obra de arte saldrá.


Estos días estoy por inaugurar categorías, y hoy abro una bastante interesante. En estas publicaciones iremos estudiando el estilo de distintos artistas, y dando las claves para conseguir su sonido . Sin embargo hay que tomar estas entradas con cuidado: si bien pueden ser bastante educativas, pueden hacer que solo copiemos a este grupo o artista. Es por esto que hay que tener en cuenta que las entradas “Componiendo al estilo de…” deben servirnos para enriquecer nuestros temas, letras o sonidos, y no para copiarlos.

Hoy empezamos con hard rock de la escuela australiana, nada menos que “AC/DC”. Os preguntaréis por qué escogí este grupo. Pues bien, normalmente busco el grupo más representativo y sencillo de estudiar, y éste da en el clavo. Comencemos:

LA LETRA:

Si miramos cualquiera de las letras de AC/DC, veremos que normalmente son letras enérgicas, sobre temas como el sexo, el alcohol, o cualquiera de los “tópicos rockeros” en general. Y tú, querido lector, dirás: “Pero eso es demasiado fácil”.¡Te equivocas! Es fácil hablar de esos temas, es cierto, pero no como ellos lo hacen. Tampoco es que sea muy difícil, pero ese pequeño salto de calidad es en lo que debemos fijarnos. Ese salto de calidad se lo dan las metáforas. Muchas letras de AC/DC hay que leerlas dos veces: una leyendo lo que dicen, y otra leyendo entre líneas, lo que realmente quieren decir. Éste será un recurso útil en cualquier estilo debido a que deberemos meter bastante información en pocas líneas. En cuanto a los versos, suelen ser cortos, entre 7 y 11 sílabas, como será común en muchos estilos de rock. Las estrofas serán de longitud estándar, con una estructura de: 2 estrofas – (puente (poco empleado)) – Estribillo. Esta estructura se podrá repetir (obviamente cambiando la letra de las estrofas) entre 2 y 4 veces en una canción.

LA MÚSICA:

Las estructuras musicales de este grupo son, en general, bien simples (uno de los principales motivos por los que escogí a AC/DC). Priman las progresiones de acordes del estilo I-IV-V  o I-IV-VII. Uno de los puntos fuertes musicalmente hablando de este grupo son sus riffs. Suelen ser potentes y definir la canción. Sin embargo, al igual que el resto de su música, son composiciones muy simples, empleando en muchas ocasiones incluso pentatónicas. Llegados a este punto, nos damos cuenta de que todo lo que hace AC/DC es sencillo. Sin embargo, ¿por qué son prácticamente únicos en su estilo?¿Qué los diferencia? Pues como en todo, la diferencia es el modo de hacerlo. El guitarrista, Angus Young, tiene toda la técnica de cualquier guitarrista de heavy metal con un feeling propio del blues. Ese “sentimiento” que le pone es lo que marca la diferencia en los solos por ejemplo. Los ritmos de batería, como el resto, son simples. Sin embargo, hay que remarcar la buena coordinación de los instrumentos. Cada uno tiene su papel, y llena su “hueco” al máximo. Los ritmos, aunque simples, cada uno es distinto del otro, lo que da una sensación de mayor profundidad. Además, los distintos punteos del guitarra solista en las partes vocales consiguen aumentar esa “profundidad”, lo que hace que, con estructuras simples, se consigan sonidos increíblemente buenos y adecuados a la canción.

Después de este pequeño análisis, pongo aquí unos cuantos vídeos para apreciar lo que remarqué anteriormente.